Alimentos sanos y perjudiciales para la salud bucal


Importancia de sostener una dieta balanceada
Tanto los azúcares refinados como los alimentos muy ácidos ponen en peligro la salud de los dientes, formando caries. Si se
come azúcar, se deben cepillar los dientes inmediatamente después. Alimentos como carnes, pescado, lácteos, frutas y verduras son mucho más sanos.

¿Existe relación entre la cantidad de azúcar que consumimos y el índice de caries?

Se ha demostrado que afecta tanto la cantidad de azúcar que se consuma como la frecuencia de ingestión de estos alimentos endulzados entre comidas, pero es más importante el segundo factor que el primero. Además, los alimentos con azúcar que se pegan a los dientes (por ejemplo, los chiclosos, chicles, caramelos, malvaviscos, bombones, y otros) son más dañinos por tener mayor tiempo de contacto y azúcar disponible en los dientes, que los que se ingieren completa y rápidamente (por ejemplo, un jugo con azúcar refinada).
Principales alimentos cariogénicos que de preferencia se deben evitar: gaseosas o colas, bebidas de frutas procesadas o con mucha azúcar, galletitas dulces, frituras, mermeladas, chocolates, helados, gelatina, pastelitos, cereal azucarado, golosinas.
La cariogenicidad de los alimentos esta íntimamente relacionada a la concentración de carbohidratos, a la adherencia que el alimento tenga al diente y al tiempo que permanezca el alimento en contacto con el mismo antes de ser removido. Por eso es importante cepillar los dientes lo antes posible después de ingerir alimentos cariogénicos.

Por último, se presenta un listado de limentos que no son cariogénicos: quesos, carnes magras, pollo, pescado, yogur, frutas, agua, salchichas, jamón, frutas secas.




Actividades sugeridas para realizar en clase

Clasificar los alimentos según sean sanos o perjudiciales para los dientes.